WED SE VA DE BODA (A SU BODA)

De repente soy una de esas locas que tienen una hoja de Excel que pone “lista de invitados”. Un excel a diez columnas y diez meses vista. De locos. De loca. 

Me gustan las bodas. No del rollo egobloguer-preparo-mi-boda-pseudopatrocinada-a-ver-si-sale-mas-barato-y cuelgo-fotos-de-otras-bodas-para-ver-si-puedo-organizar-la-de-una-panoli. Me gustan las bodas porque siempre son un fiestón. Da igual de que palo sean porque cualquier excusa es buena para comer, beber y bailar fuera de la normalidad de un fin de semana. 

En mis tacones llevo ya muchas, no al nivel de la Boticaria García que calculo sale a una media de nueve sobres sepia al año (es lo que tiene invitar a 333 a la tuya, concelebrar con ocho sacerdotes y ser famosa) y sólo recuerdo una en la que me aburriera. 

Salvo excepciones, la gente que postea y escribe sobre bodas es en general bastante cursi y no cuenta la realidad de organizar tal evento entre Montescos y Capuletos que no se conocen porque seamos claros, una boda es una fiesta de disfraces entre familias que aunque se lleven muy bien, no son más que clanes enfrentados. 

Y mi boda no es mas que la excusa perfecta para volver a escribir. Escribir sobre bodas con un poco de ironía y un poquito de mala leche. Sin cursilerías, con algo de dramatismo y puede que alguna mentira. 

No crean que todo lo que me lea sea verdad, son la interpretación de Las Voces De Mi Cabeza.



4 comentarios:

Glamourrosa dijo...

Ya estás tardando. #Hemosión máxima!! Y lo sabes!

Raquel P. Le dijo...

Estos posts de boda si q van a molar!

Wed* dijo...

Gracias a las dos.

Poca Go dijo...

Suscribo cada palabra de este post. Te acabo de descubrir pero me temo que enseguida te conoceré un motón porque voy a seguir leyendo :)

 

Me leen...